Tag Archive for opinion

Opinión: Cuando las AMPAS y sus federaciones son parte del problema, por Ángel Corbalán

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

485986512

En el pasado curso escolar, 2016/17, nuestra asociación y sin ánimo de lucro, llevamos nuestras actividades a través de charlas para prevenir el Acoso Escolar y el Acoso en la red, a niños y niñas de 10 a 14 años.
Estas actividades, dentro de las , Ofertas Educativas de las delegaciones de educación de Algeciras, San Roque y La línea, se impartieron a más de 60 centros escolares de los tres municipios.

Las ofertas de estas actividades iban dirigidas para las AMPAs ( asesoramiento, información y formación para proteger a sus menore) y para Escolares (Identificación de los diversos acosos, como actuar y protegerse de los mismos, animándoles a tener más diálogos con docentes y familiares).

Llueve sobre mojado. De los más de 6º centros educativos, y habiendo, previamente, enviado sinopsis de la charla para las diferentes AMPAs, sólo participaron 3 de las 60, un 5% del total.

Estos datos figuran en los diferentes informes que esta asociación envió a las diferentes autoridades e instituciones que velan por la educación e intereses de nuestros menores.

Cuál es nuestra sorpresa?, pues, que en vísperas del curso escolar actual, por activa y pasiva, hemos contactado con Flampas y AMPAs. Por supuesto, estas asociaciones, hacen muchas cosas, no se aburren.

Pero, no muestran interés en lo relacionado con el Acoso escolar y Acoso en el Ciberespacio, al menos en estas actividades.

Aprovecho esta nota-artículo, para hacerles agitar el árbol y que abran los ojos, también un poco de reflexión y parafraseando a J.F.K. , se digan “Qué puedo hacer yo por mis hijos e hijas en el tema de Acoso Escolar y en red… que no tenga que culpar a docentes y autoridades?”.

Pues bien. Este curso escolar, que llevaremos actividades a más de 80 centros escolares de la Comarca y algunos en Cádiz, por el interés que despiertan los mismos en otros centros y AMPAs, fuera de nuestra comarca, trata de “prevención”, para no tener que lamentar.

Los docentes, en su mayoría, están acudiendo a una ponencias específicas para la seguridad de los escolares y dentro de sus responsabilidades.

Los chicos y chicas, aprender conceptos y a protegerse…
Y los padres, madres y tutores…?

La Propuesta de Mayor-Net, Prevención “Stop Bullying y Ciberbullying”, se concibe desde una actuación de los docentes y familias para proteger a los menores escolares, desde la información y formación de los mismos en el citado proyecto.

Es absurdo hacer actividades parciales para los menores (cubrir expedientes) ,y que los responsables de protegerles (familias y docentes), queden al margen del proyecto.

La función del docente está muy clara y en algunos casos, hay que destacarlos, pasan del compromiso a una verdadera implicaciónem esto de prevenir los diferentes acosos que sufren los escolares y a ciertas edades.

Pero, en cuanto a las AMPAs y FLAMPAs, sólo conocemos, algunas actividades dentro de las multiples que deben tener y que, han de dar prioridades.

Las funciones de las AMPAs a niveles provinciales, dicen así en algunos párrafos;
“Las actividades organizadas por el AMPA tienen el objetivo de mejorar la calidad de la enseñanza y la formación de los alumnos, pero también su desarrollo personal dentro del propio centro.”

“Se encargan tanto de la formación, como de cursos, charlas, actividades educativas, culturales, deportivas, recreativas y lúdicas, marcándose como objetivos primordiales el conocimiento y la relación de sus asociados, es decir, una interacción de las familias con el centro.”

Una vez que ya conocemos las bases de las funciones y por escrito, es por lo que, desde nuestra óptica, le pidamos por sus propios hijos e hijas, sean consecuentes con sus compromisos con el centro escolar y con su implicación, como padres, madres y tutores de sus hijos, hijas y tutelados…

Los niños y niñas de 10 a 14 años, en un 80%, se comunican ante cualquier duda, con otros u otras compañer@s, y no con sus familias.

Son niños y niñas que juegan con “juguetes” que son dispositivos conectados a Internet. Mientras, una mayoría de padres y madres, miran para otro lado o simplemente… no les interesa informase y aprender como proteger a sus menores… eso si, la calabaza, las fiestas escolares… que son necesarias. Pero, no de tanta importancia como educar y transmitir valores a los propios menores…

Un poquito de por favor, ayuden realmente a sus menores y tendrán una feliz vida en la tercera edad.
En la vida, quien no da resultados… dispone de millones de excusas.

Ángel Corbalán.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Opinión: Entraron en la casa; vieron al Niño con María su madre y, postrándose, le adoraron, por Ángel Corbalán

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

portada1

Hoy, el profeta Isaías nos anima: «Levántate, brilla, Jerusalén, que llega tu luz; la gloria del Señor amanece sobre ti» (Is 60,1). Esa luz que había visto el profeta es la estrella que ven los Magos en Oriente, con muchos otros hombres. Los Magos descubren su significado. Los demás la contemplan como algo que les parece admirable, pero que no les afecta. Y, así, no reaccionan. Los Magos se dan cuenta de que, con ella, Dios les envía un mensaje importante por el que vale la pena cargar con las molestias de dejar la comodidad de lo seguro, y arriesgarse a un viaje incierto: la esperanza de encontrar al Rey les lleva a seguir a esa estrella, que habían anunciado los profetas y esperado el pueblo de Israel durante siglos.

Llegan a Jerusalén, la capital de los judíos. Piensan que allí sabrán indicarles el lugar preciso donde ha nacido su Rey. Efectivamente, les dirán: «En Belén de Judea, porque así está escrito por medio del profeta» (Mt 2,5). La noticia de la llegada de los Magos y su pregunta se propagaría por toda Jerusalén en poco tiempo: Jerusalén era entonces una ciudad pequeña, y la presencia de los Magos con su séquito debió ser notada por todos sus habitantes, pues «el rey Herodes se sobresaltó y con él toda Jerusalén» (Mt 2,3), nos dice el Evangelio.

Jesucristo se cruza en la vida de muchas personas, a quienes no interesa. Un pequeño esfuerzo habría cambiado sus vidas, habrían encontrado al Rey del Gozo y de la Paz. Esto requiere la buena voluntad de buscarle, de movernos, de preguntar sin desanimarnos, como los Magos, de salir de nuestra poltronería, de nuestra rutina, de apreciar el inmenso valor de encontrar a Cristo. Si no le encontramos, no hemos encontrado nada en la vida, porque sólo Él es el Salvador: encontrar a Jesús es encontrar el Camino que nos lleva a conocer la Verdad que nos da la Vida. Y, sin Él, nada de nada vale la pena.

Habiendo nacido Jesús en Belén de Judea en tiempos del rey Herodes, unos magos de Oriente se presentaron en Jerusalén preguntando:
«¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? Porque hemos visto salir su estrella y venimos a adorarlo».
Al enterarse el rey Herodes, se sobresaltó y toda Jerusalén con él; convocó a los sumos sacerdotes y a los escribas del país, y les preguntó dónde tenia que nacer el Mesías.
Ellos le contestaron:
«En Belén de Judea, porque así lo ha escrito el profeta:
“Y tú, Belén, tierra de Judá,
no eres ni mucho menos la última
de las poblaciones de Judá,
pues de ti saldrá un jefe
que pastoreará a mi pueblo Israel”».
Entonces Herodes llamó en secreto a los magos para que le precisaran el tiempo en que había aparecido la estrella, y los mandó a Belén, diciéndoles:
«ld y averiguad cuidadosamente qué hay del niño y, cuando lo encontréis, avisadme, para ir yo también a adorarlo».
Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino y, de pronto, la estrella que habían visto salir comenzó a guiarlos hasta que vino a pararse encima de donde estaba el niño.
Al ver la estrella, se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa, vieron al niño con Maria, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron; después, abriendo sus cofres, le ofrecieron regalos: oro, incienso y mirra.
Y habiendo recibido en sueños un oráculo, para que no volvieran a Herodes, se retiraron a su tierra por otro camino.

Queridos hermanos, paz y bien.

Termina la semana con la fiesta de la revelación del Niño Dios a toda la humanidad. Hoy la Iglesia celebra la manifestación de Cristo a la gentilidad. Cristo es revelado a los gentiles. Lo cual me alegra, porque yo mismo me puedo clasificar en esa categoría: Gentil: 1. adj. Entre los judíos, se dice de la persona o comunidad que profesa otra religión. U. t. c. s., como dice el Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua.

Las lecturas de hoy nos van marcando el camino hacia esa epifanía, la revelación de Dios. Isaías, profeta en medio del pueblo, con fe ve el nuevo amanecer que promete Dios e invita a caminar hacia ese faro que ilumina las tinieblas, hacia el resplandor del nuevo amanecer. Ser portadores de luz en un mundo que camina en tinieblas y no ve salida a los problemas. ¿Eres de los que piensan que hay más soluciones que problemas, o vas por ahí con ánimo derrotista, contribuyendo a la depresión?

Esa luz, dice el salmo, que llega a todas las naciones o, como dice la segunda lectura, ilumina a todos sin excepción. Porque todos somos coherederos de la promesa. Desde Rusia, desde China, desde África, desde Oceanía… En todas partes se oye su voz, se escucha el mensaje de salvación. ¿Te apuntas, lo difundes, o dejas que lo hagan otros? Total, yo ya estoy salvado… Revisar hoy nuestra aportación a la expansión del mensaje podría estar bien. Un buen regalo de Reyes a los que nos rodean, compartir con ellos lo que vivimos y da sentido a nuestra vida.

Ese amanecer, esa luz que vieron los Magos, y les llevó a buscar al Salvador del mundo en forma de niño, al lado de su padre, San José (santo varón, siempre dispuesto a cumplir la voluntad divina) y de su madre, Santa María (ejemplo de aceptación de lo que Dios manda a la persona, guardando en el corazón todo, lo que entiende y lo que no). Ver con los Reyes a la familia de Jesús en el pesebre, y ponernos a sus pies, y adorarles. Si tienes un belén en casa, podría estar bien hacer algún pequeño gesto hoy, mejor si lo hacemos en familia.

El poeta inglés Anden, en un poema sobre la Navidad presenta a los Magos motivando su viaje:

El primero dice: Debo saber cómo ser verdadero hoy. Por eso sigo la estrella.

El segundo dice: Quiero descubrir cómo vivir hoy. Por eso sigo la estrella.

El tercero dice: Necesito averiguar cómo amar hoy. Por eso sigo la estrella.

Al final afirman los tres: Debemos descubrir cómo ser hombres hoy.

Por eso seguimos la estrella.

La estrella sigue brillando hoy, para los que quieran verla. ¿Tú quieres? Búscala en la Liturgia, en la Comunidad, en la Palabra, en tu corazón. En algunos países, los niños esperan con grandísima ilusión la noche de Reyes, para recibir sus regalos. Con esa misma ilusión podríamos esperar nosotros el encuentro con Dios.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Opinión: Jubilación y desempleo, por Rafael Fenoy

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

people_sitting_resting_waiting_man_woman_elderly_person-6238752

En este año para jubilarse se precisará tener cumplidos 65 años, y tener cotizados 36 años y seis meses, en caso contrario se requiere ser seis meses mayor. La cuantía se calculará sobre lo cotizado los 21 años anteriores. Cada vez se aumenta el tiempo que debe haberse cotizado para calcular la pensión y cada año se precisa tener más años cotizados y más edad para jubilarse. Esto supone que a medida que transcurran los años menos personas van a ir dejando hueco para que otras personas puedan sustituirlas en el trabajo. Ya que además de tener más años, se exige haber cotizado más años.

Por otro lado quienes van accediendo al mercado laboral lo van haciendo con mayor edad, de forma que cuando lleguen a tener edad para jubilarse no tendrán suficientes años cotizados para ello. En definitiva un proceso diabólico que en nada ayuda a mejorar las expectativas de encontrar empleo, todo lo contrario.

A escases de puestos de trabajo se agudizará ya que los sistemas productivos cada vez requieren de menos carga de trabajo humano, el número de horas de trabajo no se reduce, sino que incluso se aumentan mediante el incremento de horas extraordinarias y la flexibilización de la contratación, y la edad de jubilarse y las condiciones para hacerlo se complican, alargando la estancia en el trabajo de personas de edad avanzada. Además el discurso al derecho de las personas a mantener la actividad laboral por encima de determinada edad, parece ser la justificación para aumentar la edad de jubilación, cuando en realidad la jubilación ordinaria es una decisión voluntaria.

El hecho de que las cuantías de las pensiones son menores que los salarios que se perciben en activo y que no existe una revalorización del nivel adquisitivo de las pensiones, ayudan a que las personas se piensen seriamente jubilarse. Este año 2017 la inflación se situará por encima del 1,7% mientras que las pensiones subirán un 0,25%, como han venido haciéndolo estos últimos años. Esto genera una pérdida de dinero que quienes se jubilan padecen, por mandato del gobierno del PP, que es quien lo impone.

En este escenario el desempleo, los empleos mal pagados o en precario, incidirán directamente sobre la reducción del número de jubilados. Por otro lado el aumento de la edad de jubilación aumentará el desempleo. Y por tanto la perspectiva de que sea sostenible un sistema que se autofinancie de cotizantes a la seguridad social se antoja un espejismo. Urge reducir la jornada laboral, garantizar la estabilidad en el empleo y salarios dignos, adelantar la edad de jubilación incentivándola y de esta forma se podrá vislumbrar una modelo social de pleno empleo. Y ello es posible si se reparte trabajo y riqueza.

Fdo. Rafael Fenoy Rico

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Opinión: 40 años de derechos y deberes para los españoles, por José Ignacio Landaluce

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

landaluce2

La llegada de este nuevo año 2018, nos trae consigo un sinfín de grandes e importantes proyectos para nuestro país, y no debe pasar desapercibido que a final de año, concretamente el 6 de diciembre se cumplirán 40 años de la ratificación de nuestra Constitución.

Esta importante aniversario, tiene que ser un punto de inflexión y de reflexión, donde analicemos como en estos 40 años, la Carta Magna se ha convertido en ese leccionario básico de vida, donde se produce esa simbiosis de todos los derechos y deberes que poseemos los ciudadanos españoles.

Por ello es muy importante poner en valor el enorme trabajo, sacrifico y esfuerzo, teniendo en cuenta los tiempo que corrían, que desempeñaron aquellos conocidos como “los padres de la Constitución”, los cuales tenían en sus manos el futuro y el bienestar de toda la población española.

Por eso es importante valorar, lo que realmente es la Constitución Española, la que con su creación y posterior ratificación supuso la gran transformación social vivida en España en los últimos tiempos, pasando “Del nada al todo” en cuanto a derechos se refiere.

169 artículos son los que dan forman a esas obligaciones y libertades que marcan nuestro día a día como ciudadanos españoles, y es algo que debemos de valorar positivamente. Quizás habrá cosas que deban actualizarse, o no, pero lo que sí es cierto es que nuestra Constitución es la protagonista de está etapa democrática de nuestro país, ya que ocupa un papel fundamental para la sociedad, siendo cada uno de los españoles, los verdaderos protagonistas de esta ley fundamental que nos ampara a todos.

40 años, 14.610 días de derechos y libertades donde se refleja un verdadero reconocimiento y garantía del estado democrático moderno en el que vivimos, estableciendo de esta forma los valores de justicia, libertad y seguridad, promoviendo en todo momento, y dentro del marco de la ley, el bienestar del ciudadano nacido en España.

Por ello, invito a todos los españoles a que vivamos esta efeméride, con la magnitud que se merece, celebrando esos 40 años de deberes y derechos que garantizan el ser ciudadanos españoles al mayor de los niveles que puede aspirar cualquier ciudadano del mundo.

¡VIVA NUESTRA CARTA MAGNA!

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Opinión: Llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarle al Señor, por Ángel Corbalán

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

PORTADA B2

Hoy, celebramos la fiesta de la Sagrada Familia. Nuestra mirada se desplaza del centro del belén —Jesús— para contemplar cerca de Él a María y José. El Hijo eterno del Padre pasa de la familia eterna, que es la Santísima Trinidad, a la familia terrenal formada por María y José. ¡Qué importante ha de ser la familia a los ojos de Dios cuando lo primero que procura para su Hijo es una familia!

San Juan Pablo II, en su Carta apostólica El Rosario de la Virgen María, ha vuelto a destacar la importancia capital que tiene la familia como fundamento de la Iglesia y de la sociedad humana, y nos ha pedido que recemos por la familia y que recemos en familia con el Santo Rosario para revitalizar esta institución. Si la familia va bien, la sociedad y la Iglesia irán bien.

El Evangelio nos dice que el Niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría. Jesús encontró el calor de una familia que se iba construyendo a través de sus recíprocas relaciones de amor. ¡Qué bonito y provechoso sería si nos esforzáramos más y más en construir nuestra familia!: con espíritu de servicio y de oración, con amor mutuo, con una gran capacidad de comprender y de perdonar. ¡Gustaríamos —como en el hogar de Nazaret— el cielo y la tierra! Construir la familia es hoy una de las tareas más urgentes. Los padres, como recordaba el Concilio Vaticano II, juegan ahí un papel insubstituible: «Es deber de los padres crear un ambiente de familia animado por el amor, por la piedad hacia Dios y hacia los hombres, y que favorezca la educación íntegra personal y social de los hijos». En la familia se aprende lo más importante: a ser personas.

Finalmente, hablar de familia para los cristianos es hablar de la Iglesia. El evangelista san Lucas nos dice que los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor. Aquella ofrenda era figura de la ofrenda sacrificial de Jesús al Padre, fruto de la cual hemos nacido los cristianos. Considerar esta gozosa realidad nos abrirá a una mayor fraternidad y nos llevará a amar más a la Iglesia.

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor. (De acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: “Todo primogénito varón será consagrado al Señor”), y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: “un par de tórtolas o dos pichones”. Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre honrado y piadoso, que aguardaba el Consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor. Impulsado por el Espíritu, fue al templo.
Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: «Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel.»
Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño.
Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: «Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma.»
Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones. Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

A medida que se acercaba el día pautado para la ceremonia de la purificación de la madre y la presentación de Niño recién nacido en el Templo de Jerusalén, la Madre de Dios, aun siendo inmaculada y purísima, y aun sabiendo que su Hijo era Dios, no dudaba en someterse a los requerimientos de la Ley Hebrea. Cuando llegó el momento partió la Sagrada Familia hacia Jerusalén (Lc. 2, 22-40).

El Evangelio nos habla de dos personas que pudieron reconocer al Salvador: Simeón y Ana.

¿Qué nos dice de Simeón? “Era justo y piadoso y esperaba la consolación de Israel; en él moraba el Espíritu Santo”. ¿Y de Ana? “No se apartaba del Templo, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones”.

Simeón era un santo varón, a quien el Espíritu Santo le había revelado que no moriría sin conocer al Mesías prometido, “movido por el Espíritu Santo fue al Templo cuando José y María entraban con el Niño Jesús para cumplir lo prescrito por la Ley”.

Asimismo, una santa mujer llamada Ana, fue favorecida de conocer al Niño y de reconocerlo como el Salvador, por lo que “daba gracias a Dios y hablaba del Niño a todos los que esperaban la liberación de Israel”.

El devoto Simeón no pudo contener su emoción, y al saber quién era el Niño, nos dice el Evangelio que “lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: ‘Señor, ya puedes dejar morir en paz a tu siervo, según lo que me habías prometido, porque mis ojos han visto al Salvador”.

Luego Simeón los bendijo y se dirigió a la Virgen María, diciéndole: “Mira, este Niño … será puesto como señal que muchos rechazarán (signo de contradicción) ¡y a ti misma una espada atravesará el alma!”

¿Qué significado tiene esta profecía del anciano Simeón? Notemos que el Evangelio nos traslada repentinamente de la cueva de Belén al Templo de Jerusalén, cuarenta días después del Nacimiento del Niño Jesús. Y aún en plena celebración navideña nos pone una nota de advertencia y de dolor. Nos anuncia que el Salvador prometido provocará oposición de muchos y, además, que su misión será en dolor -para El y para su Madre- pues el Niño que ha nacido es el Cordero que deberá ser inmolado para la salvación del mundo.

¿En qué consiste ser “signo de contradicción”? En que muchos aceptarían la salvación que nos trae este Niño recién nacido, pero muchos la rechazarían.

La Santísima Virgen y San José, Simeón y Ana son modelos de lo que Dios requiere de nosotros para realizar su obra de salvación: docilidad a Dios y entrega a su Voluntad, que nos son dadas especialmente en el recogimiento y oración. Si los imitamos, el Espíritu Santo nos hará saber que Jesús es nuestro Salvador y así El podrá cumplir en nosotros su obra de salvación.

Poco tiempo después de la Presentación en el Templo y de la visita de los Reyes Magos tiene lugar un suceso ligado a los hechos de Navidad, al que no le damos demasiada importancia. Es la Huída a Egipto de Jesús, María y José, que nos trae el Evangelio de la Fiesta de la Sagrada Familia.

Después de marchar los Magos, el Ángel del Señor se le apareció en sueños a José y le dijo: «Levántate, toma al Niño y a su Madre y huye a Egipto. Quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes buscará al Niño para matarlo.» José se levantó; aquella misma noche tomó al Niño y a su Madre, y partió hacia Egipto, permaneciendo allí hasta la muerte de Herodes (Mt 2, 13-15).

La Sagrada Familia tenía todo el auxilio del Cielo, pero a pesar de eso, este exilio abrupto era una adversidad. Imaginemos la incertidumbre en salir apurados en medio de la noche para huir sin ser notados. La angustia de pensar que el cruel Herodes, con todo el cruel poder de sus soldados, estaba buscando al Niño para matarlo.

Hacer un viaje por el desierto desconocido con frío y pocos bastimentos. Luego llegar de extranjeros a un sitio desconocido, sin conocer el idioma y las costumbres, todos problemas típicos de cualquier exilado, al que se añadía la dificultad de tratar de trabajar allí para mantenerse.

A todas estas incertidumbres se agrega la impresión y el dolor al conocer el terrible crimen cometido por Herodes contra los niños inocentes. Pensar que por el Hijo de Dios había sucedido este asesinato masivo. Jesús había venido para salvar al mundo y ya comenzaba a ser signo de contradicción. Así lo había anunciado el anciano profeta Simeón cuando el Niño fue presentado en el Templo (cf. Lc. 2, 34)

Y signo de contradicción ha seguido siendo Jesús para todo aquél que no desee aceptar la salvación que El nos vino a traer.

Porque… ¿qué significa esa profecía de Simeón? ¿En qué consiste ser “signo de contradicción”? Como hemos visto, significa que el Salvador prometido provocaría oposición de muchos, y que muchos aceptarían la salvación que nos trae este Niño recién nacido, pero muchos la rechazarían.

La salvación fue realizada por Jesús, pero somos libres de aceptarla o de rechazarla. Es el misterio de la libertad humana. Jesús lo ha hecho todo y desea que todos aprovechemos la salvación que El nos ha regalado, pero requiere que respondamos a ese gran regalo con algo muy pequeño e insignificante.

Lo que sucede es que eso tan pequeño que se nos pide a veces nos parece muy grande e importante. Es nuestra voluntad, otro regalo que también Dios nos ha dado.

Pero, ¿por qué nos cuesta tanto entregar nuestra voluntad y renunciar a nuestra libertad? ¿Por qué no imitamos a María y José en todos estos eventos navideños?

La Virgen entrega su voluntad en cuanto recibe el anuncio del Ángel Gabriel de que el Hijo de Dios sería concebido en su seno. Ella se hizo y se reconoció “esclava del Señor” (Lc. 1, 38), y siguió siéndolo toda su vida. Así, gracias a Ella y a su entrega, Dios realizó su obra de salvación de la humanidad.

San José no duda ni por un momento lo que le anuncia el Ángel a él también: que María ha concebido por obra del Espíritu Santo (cf. Mt. 1, 20). Tampoco titubea al recibir este otro anuncio de huir a Egipto. Confía en Dios y se lanza de inmediato a lo desconocido del exilio inesperado.

Por cierto, la crueldad de Herodes no quedó sin castigo en la tierra. Dios a veces castiga aquí también, como a veces podemos constatar. El historiador Flavio Josefo describe con todo detalle la horrible muerte que sufrió poco después de estos terribles hechos. Acabó consumido por una enfermedad intestinal putrefacta que despedía un hedor insoportable. Murió unos tres años después del nacimiento de Jesús.

Después de la muerte de este tirano, la Sagrada Familia se estableció en Nazaret posiblemente cuando Jesús tenía unos 3 a 4 años de edad.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Opinión: La verdades de Palacios son las mentiras de Landaluce, por José David Cuenca

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

palacios2

En los últimos días hemos tenido la ocasión de asistir a una maniobra política de bajo calado y mucho coste (sumen ustedes lo que habrá costado al erario público anunciar, en prácticamente todos los medios de comunicación municipales, el dictado de “su excelencia” a través de su secretario general) por parte del Senador-Alcalde, Alcalde-Senador (tanto monta, monta tanto, que ni monta ni desmonta).

Tras una intervención a modo de corolario del año por parte de Juan Antonio Palacios (Alcalde también a la sazón de Algeciras, entre otros cargos de relevancia política, municipal, comarcal, y autonómica) en su vertiente de comentarista social y cronista de acontecimientos singulares de nuestra sociedad, que al parecer sacó de sus casillas al que ostenta el bastón de mando municipal, sintiéndose aludido (cosa poco usual) maniobró para que uno de sus secretarios concejales, cual perro de presa, azuzara a Palacios.

Hecha esta pequeña introducción, paso a analizar las supuestas mentiras, que son VERDADES (con mayúsculas) que allí se expusieron:

Con datos de carácter público se puede comprobar como el presupuesto municipal es el más bajo en 15 años. Cuando según la visión partidista de algunos de que estamos saliendo de la crisis se debería reflejar en unos presupuestos mas sociales y de más inversión.

Según la Federación de Asociaciones de Autónomos ATA, el Ayuntamiento de Algeciras tiene el honroso tercer puesto de retraso en pago a proveedores, con 385 días, cuando la media nacional se encuentra en 91.

En declaraciones a los medios de comunicación nacionales el Ministro de Fomento a finales del pasado mes de noviembre deslizó la información de que en el horizonte del 2023 estaría la Algeciras Bobadilla, incumpliendo de esta forma el mandato europeo para que estuviera en el 2020. Lógicamente sobre la Algeciras – Tarifa- Vejer, ni mú, ni más. Solo quejas de la herencia (eterna) recibida de gobiernos socialistas anteriores, cuando el (des)gobierno a nivel nacional y municipal del partido popular lleva algunos largos y tristes años

A 30 de junio de 2017, los trabajadores españoles que cruzaban la frontera de Gibraltar, ascendían a 13.121, siendo una buena cantidad de nuestra ciudad (aunque no la mayoría), la postura históricamente enfrentada de nuestro regidor con el primer ministro de Gibraltar, perjudicando las buenas relaciones que debería de haber para una resolución conjunta y satisfactoria del Brexit en nuestra zona, son un obstáculo para el entendimiento y la concordia necesaria ante un problema que puede significar un desastre económico y social en un área tan castigada como esta.

Como han podido observar y leer, los datos son aplastantes y no tienen cabida la mentira, salvo en la difamación y el intento torticero de maquillarlo para el propio beneficio personal o partidario, cual ministerio de propaganda alemán.

Esta maniobra orquestada vía mandato superlativo, deja en evidencia el nerviosismo, la falta de argumentos y la desafección de la realidad que nuestro dirigente municipal posee, y viene a refrendar el trabajo que desde el Partido Socialista de Algeciras se hace, con sus concejales, militantes, simpatizantes unidos y comprometidos ante el inminente cambio en el sillón presidencial en 2019, parece que el Senador Alcalde ha dado de mano en la gestión municipal, quizás preocupado por algún que otro asunto que hace aguas y no huele bien. O simplemente se le ha acabado la batería con tantas fotos y tanto viaje. Tendremos que ir contado los días que faltan para el relevo en la Alcaldía.

JOSE DAVID CUENCA GALLARDO

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Opinión: Las mentiras de Palacios, por Jacinto Muñoz

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

jacinto muñoz 1

A veces en ocasiones, y en otras con demasiada frecuencia, el ser humano pierde unas magníficas oportunidades para permanecer callado, y no arrojarse asimismo paletadas de tierra que sepulten cada vez más su nivel político.

Gran verdad es aquella que dice que quien más tiene que callar, también es quien más se atreve, de forma temeraria a alzar la voz. Y lo hace revestido de ese aura de “maestro liendre, que de nada sabe, pero de todo entiende”.
Con nombres y apellidos me refiero a Juan Antonio Palacios Escobar, quien en el año 2003 se encontró de carambola con la Alcaldía de Algeciras y presidió nuestro Ayuntamiento en una etapa, brevísima puesto que no llegó a dos años, marcada por grandes sombras y escasísimas, por no decir ninguna luces.

La política y la tauromaquia están unidas por enormes semejanzas, y una de ellas es porque en ambas parcelas se producen sonadas “espantás”, y hay dos que han hecho historia: la del matador de toros Joaquín Rodríguez “Cagancho” en agosto de 1927 en la plaza de Almagro, y de la Palacios el 30 de marzo de 2005 en el Consistorio algecireño.
Resulta curioso que quien aún no ha dado explicaciones sobre el por qué de tan precipitada huida, ya que solo alegó “motivos personales”, se atreva a dogmatizar sobre lo humano y lo divino, cuando la realidad, siempre tozuda, nos ha demostrado lo poco o nada que este profesional de la política ha hecho por Algeciras durante décadas, en los distintos puestos que ha ocupado.

Y resulta más curioso aún que se arrogue la potestad de hablar sobre las obras que el Gobierno de España ha iniciado ya para mejorar la vía férrea Algeciras-Bobadilla, una infraestructura básica para el desarrollo de nuestra zona, y por la que llevamos años batallando.

Precisamente ahora, cuando se están haciendo las cosas como corresponde, se sube a su imaginario púlpito para lanzar proclamas sin sentido alguno, fijando fechas que solo existen en su imaginación, y escudándose en el cobarde silencio que le ha caracterizado siempre, puesto que jamás ha sido capaz de pedir, de reclamar, de exigir nada para Algeciras y el Campo de Gibraltar cuando los suyos son los que gobiernan.

Pero es que además, lo hace de forma temeraria, sin pararse a reflexionar sobre las consecuencias que pueden tener sus actos. Falsear la realidad en una cuestión tan importante puede acarrear grandes riesgos para nuestra zona, poniendo en riesgo posibles inversiones y llegada de empresas que sí creen y apuestan por nuestro potencial.

Cantaba en uno de sus temas “El último de la fila” aquello de “si lo que vas a decir no es más bello que el silencio, no lo vayas a decir”. Sospecho que el ínclito exalcalde Palacios nunca ha oído a uno de los mejores grupos que ha dado la música pop española, puesto que si lo hubiese hecho, quizás se aplicaría el cuento y no intentaría engañar a la ciudadanía.

No por mucho repetir una mentira se convierte en verdad, a pesar de que Palacios lo intente de manera reiterada, pero los algecireños y los campogibraltareños conocen a la perfección el pelaje político de este personaje, y ya ni oyen ni creen sus cantos sirénicos.

Su tiempo en política, afortunadamente, ya pasó, para bien de todos. Ahora es momento de dar un paso al lado, y especialmente, de alegrarse por las cosas buenas que le ocurran a esta tierra, que es la de todos, aunque a algunos se les atraganten las noticias positivas.

Y ya que usted hace gala de ser literato, haga caso de William Shakespeare, que fue quien dijo que es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras.

Jacinto Muñoz

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Opinión: La Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros, por Ángel Corbalán

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

portada1

Hoy, con la sencillez de niños, consideramos el gran misterio de nuestra fe. El nacimiento de Jesús señala la llegada de la “plenitud de los tiempos”. Desde el pecado de nuestros primeros padres, el linaje humano se había apartado del Creador. Pero Dios, compadecido de nuestra triste situación, envió a su Hijo eterno, nacido de la Virgen María, para rescatarnos de la esclavitud del pecado.

El apóstol Juan lo explica usando expresiones de gran profundidad teológica: «En el principio existía la Palabra y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios» (Jn 1,1). Juan llama “Palabra” al Hijo de Dios, la segunda persona de la Santísima Trinidad. Y añade: «Y la Palabra se hizo carne, y puso su Morada entre nosotros» (Jn 1,14).

Esto es lo que celebramos hoy, por eso hacemos fiesta. Maravillados, contemplamos a Jesús acabado de nacer. Es un recién nacido… y, a la vez, Dios omnipotente; sin dejar de ser Dios, ahora es también uno de nosotros.

Ha venido a la tierra para devolvernos la condición de hijos de Dios. Pero es necesario que cada uno acoja en su interior la salvación que Él nos ofrece. Tal como explica san Juan, «a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios» (Jn 1,12). ¡Hijos de Dios! Quedamos admirados ante este misterio inefable: «El Hijo de Dios se ha hecho hijo del hombre para hacer a los hombres hijos de Dios» (San Juan Crisóstomo).

Acojamos a Jesús, busquémosle: solamente en Él encontraremos la salvación, la verdadera solución para nuestros problemas; sólo Él da el sentido último de la vida y de las contrariedades y del dolor. Por esto, hoy os propongo: leamos el Evangelio, meditémoslo; procuremos vivir verdaderamente de acuerdo con la enseñanza de Jesús, el Hijo de Dios que ha venido a nosotros. Y entonces veremos cómo será verdad que, entre todos, haremos un mundo mejor.

En el principio ya existía la Palabra, y la Palabra estaba junto a Dios, y la Palabra era Dios. La Palabra en el principio estaba junto a Dios. Por medio de la Palabra se hizo todo, y sin ella no se hizo nada de lo que se ha hecho. En la Palabra había vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no la recibió. Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan: éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que por él todos vinieran a la fe. No era él la luz, sino testigo de la luz. La Palabra era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre. Al mundo vino, y en el mundo estaba; el mundo se hizo por medio de ella, y el mundo no la conoció. Vino a su casa, y los suyos no la recibieron. Pero a cuantos la recibieron, les da poder para ser hijos de Dios, si creen en su nombre. Éstos no han nacido de sangre, ni de amor carnal, ni de amor humano, sino de Dios. Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad. Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Éste es de quien dije: “El que viene detrás de mí pasa delante de mí, porque existía antes que yo.”» Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia. Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad vinieron por medio de Jesucristo. A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Hijo único, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.

El primer anuncio del Nacimiento de Dios-Hombre fue hecho a los Pastores -a los campesinos de la época- que cuidaban sus rebaños en las cercanías de Belén. De toda la humanidad, Dios escogió a estos pobres, humildes y sencillos hombres para ser los primeros en llegar a conocerlo.

Un Ángel se les apareció la noche de la Primera Navidad anunciándoles: “Vengo a comunicarles una buena nueva … hoy ha nacido el Salvador que es Cristo Señor” (Lc. 2, 11).

Si bien los Pastores sienten “un miedo enorme” cuando “el Ángel del Señor se les apareció y los rodeó de la claridad de la Gloria del Señor” (Lc. 2, 9), no se sorprendieron ante el anuncio que se les hiciera.

Ellos esperaban al Salvador. A causa del pecado de nuestros primeros progenitores, la humanidad se encontraba a oscuras, derrotada, pues había perdido el acceso al Cielo.

Los Profetas del Antiguo Testamento, especialmente Isaías (Is. 9, 1-3 y 5-6) nos hablan de que la humanidad se encontraba perdida y en la oscuridad, subyugada y oprimida, hasta que vino al mundo “un Niño”. Entonces “el pueblo que caminaba en tinieblas vio una gran luz … se rompió el yugo, la barra que oprimía sus espaldas y el cetro de su tirano”.

Isaías profetiza con 700 años de anticipación el nacimiento de un niño que sería “Dios poderoso”, “Príncipe de Paz” , que vendría a establecer un reinado de Paz “para siempre”.

Podemos imaginar, entonces, la alegría que deben haber sentido los Pastores cercanos a la cueva de Belén cuando el Ángel se les aparece en la Noche de Navidad y les dice: “Les traigo una buena noticia, que causará gran alegría a todo el pueblo: hoy les ha nacido en la ciudad de David, un salvador, que es el Mesías, el Señor” (Lc. 2, 1-14)

Se cumple así la esperanza de redención del género humano; es decir, se nos abren nuevamente las puertas del Cielo. Ya el destino final de los seres humanos no tiene que ser el Infierno. Por eso San Pablo nos dice que “la gracia de Dios se ha manifestado para salvar a todos los hombres … para que vivamos de una manera sobria, justa y fiel a Dios, en espera de la gloriosa venida del gran Dios y Salvador, Cristo Jesús” (Tt. 2, 11-14).

Y sucedió que mientras el Ángel de Señor les hablaba a los pastores, aumentó el resplandor luminoso que los cubría, al aparecer una multitud de otros Ángeles que “alababan a Dios” cantando una suave y gozosa melodía: “Gloria a Dios en lo más alto del Cielo, y en la tierra, gracia y paz a los hombres” (Lc. 2, 14)

Sabemos que los Pastores creyeron sin dudar lo que se les había anunciado y se dijeron: “Vamos, pues, hasta Belén y veamos lo que ha sucedido y que el Señor nos dio a conocer” (Lc. 2, 15).

El texto griego dice literalmente: “Veamos esta Palabra que ha ocurrido allí”.Sí, ésta es la novedad de esta noche: se puede mirar la Palabra, pues ésta se ha hecho carne. Aquel Dios del que no se debe hacer imagen alguna, porque cualquier imagen sólo conseguiría reducirlo, e incluso falsearlo, este Dios se ha hecho, El mismo, visible en Aquél que es su verdadera imagen, como dice San Pablo (cf. 2 Co 4,4; Col 1,15). (Benedicto XVI-Navidad 2009)

Fueron rápidamente y, tal como les fuera dicho “hallaron a María, a José y al recién nacido acostado en la pesebrera” (Lc. 2,16)

Si Dios el Señor les manifestó a los pastores su presencia en el mundo a través del anuncio angélico, debe haberles también manifestado su Divinidad a éstos, sus primeros visitantes, pues según dicen algunas traducciones de la Escritura “cuando los pastores lo vieron, comprendieron lo que les había sido dicho sobre este Niño”.

La señal de Dios, la señal que ha dado a los Pastores y a nosotros, no es un milagro clamoroso. La señal de Dios es su humildad. La señal de Dios es que Él se hace pequeño; se convierte en Niño; se deja tocar y pide nuestro amor. Y así nos invita a ser semejantes a Él en la humildad. (Benedicto XVI-Navidad 2009)

La gracia de Dios debe haber tocado a estos sencillos hombres muy profundamente, causándoles una fuerte renovación espiritual, por lo cual “después se fueron glorificando y alabando a Dios porque todo lo que habían visto y oído era como se lo habían anunciado” (Lc. 2,20).

Los Pastores son de esos “pobres en el espíritu” que luego Jesús el Salvador menciona en Sus Bienaventuranzas, “que de ellos es el Reino de los Cielos” (Mt. 5,3) … Y ese Reino también puede ser nuestro, si somos como los Pastores: sencillos y humildes, creyeron sin cuestionar y sin dudar, dejaron todo para responder al llamado de Dios, y rápidamente lo buscaron … y lo encontraron.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Opinión: Esta noche nace el Niño, por Ángel Corbalán

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

belen-salzillo3

Esta noche nace el Niño
entre la escarcha y el hielo
quien pudiera Niño mio
vestirte de terciopelo.

Pastores venid,
pastores llegad,
a adorar al Niño
que ha nacido ya.

Una estrella se ha perdido
y en el cielo no aparece.
En el portal se ha metido
y en tu rostro resplandece.

Pastores venid,
pastores llegad,
a adorar al Niño
que ha nacido ya.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Opinión: La relación Puerto-Ciudad, por María José Jiménez

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

maria jose jimenez 11

La semana pasada se reunieron el alcalde de Algeciras y el presidente de la Autoridad Portuaria acompañados por el director del puerto, José Luis Hormaechea, el teniente de alcalde delegado de Urbanismo, Diego González, la delegada municipal de Medio Ambiente, Laura Ruiz, e ingenieros tanto de la institución portuaria como municipales para ahondar en la coordinación puerto-ciudad. ¡A buenas horas mangas verdes!

No sé qué ha provocado esta reunión, si el Plan Director de Infraestructuras de la APBA o la presentación en el último Pleno Municipal de una moción sobre la posible ampliación portuaria hacia el Sur que afectará a la playa del Chinarral, la Reserva de la Biosfera y el Parque Natural del Estrecho. No obstante, la moción quedó sobre la mesa para tratarla en profundidad en la Comisión de Urbanismo y así intentar llegar a un consenso entre gobierno y oposición sobre este delicado asunto.

Es obvio que el Puerto crecerá, nadie lo pone en duda, pero buscando soluciones entre todos que garanticen un desarrollo sostenible. A tal efecto es conveniente recordar que las reordenaciones portuarias están en manos de las administraciones públicas, concretamente del Ente Público Puertos del Estado dependiente del Ministerio de Fomento. Y en principio esta debería buscar el equilibrio entre los intereses estrictamente portuarios y los urbanos, con esquemas de ordenación que teóricamente respeten las preocupaciones sociales, culturales y medioambientales de la ciudad. Algo que hasta ahora no se ha hecho en el Puerto de Algeciras, ni siquiera con el fracasado proyecto de ordenación del “Llano Amarillo”, que sigue siendo área de espera de la Operación Paso del Estrecho.

En 2005 hubo un concurso para la ordenación de los terrenos del llamado “Llano Amarillo” o Muelle de Ribera de la Dársena Pesquera. La propuesta ganadora del equipo de arquitectos encabezado por A. Cruz y A. Ortiz desarrollaba dicho espacio, integrándolo en el Sistema General de Espacios Libres de la ciudad, y destinándolo a zona de ocio y a equipamiento cultural. Proyectaban recuperar el frente marítimo con un amplio paseo, y un palmeral, que terminaría en un singular edificio cultural, del que nunca más se supo. También contemplaba un nuevo trazado de la avenida Virgen del Carmen, dejando un nuevo espacio verde entre ella y la ciudad, y proyectando también la construcción de un aparcamiento subterráneo bajo su superficie.

Doce años después, ¿qué ocurrió con este desarrollo del Llano Amarillo? Porque la ciudad ha estado reclamando su uso cívico durante muchos años. El presidente de la APBA, Manuel Morón, nos dio la respuesta en un desayuno coloquio patrocinado por CajaSur y organizado por el diario Europa Sur: “La cesión del Llano Amarillo es una Operación de Estado. Para ceder el Llano a la ciudad, con lo que el Puerto está de acuerdo, hay que desarrollar un área alternativa cuyo proyecto duerme el sueño de los justos, en el Ministerio de Fomento, lo contrario sería una irresponsabilidad.”

Ahora la Autoridad Portuaria Bahía de Algeciras (APBA) ha empezado a esbozar el borrador del Plan Director de Infraestructuras (PDI). Es un documento preliminar que se encuentra a expensas del proceso de evaluación ambiental estratégica, por lo que su recorrido apenas ha dado los primeros pasos. Esta planificación u reordenación portuaria está sometida al imperio de la ley (ley 48/2003 y 9/2006), y aún quedan más de 21 meses para saber cómo crecerá el puerto en un futuro no muy lejano. Pero los plazos pasan pronto y, al final, nos podemos encontrar con la peor opción de las posibles para la calidad de vida de la mayoría de los vecinos y ciudadanos de Algeciras.

Existe ya en las ciudades portuarias una actitud popular negativa a este tipo de desarrollo por parte de colectivos ecologistas, plataformas ciudadanas o asociaciones de vecinos que pueden ser un obstáculo para nuevos crecimientos portuarios por su impacto social y ambiental. Los frentes marítimos se han convertido en áreas muy sensibles a la opinión pública, y en general a los ciudadanos: la connivencia entre frente marítimo y ciudadano va en aumento en proporción al grado de desarrollo de cada comunidad implicada. Los ciudadanos han pasado, en unos pocos decenios, de considerar los puertos como verdaderos motores de la economía urbana y los frentes portuarios como las formas naturales que adopta el frente marítimo urbano, a considerarlos como “frontera”, como ocupantes no deseados de espacios extraordinariamente valiosos que la ciudad debería recuperar cuanto antes para sí.

Por eso recuerdo que existe una Asociación Internacional de Ciudades y Puertos que ha confirmado en su 10ª Conferencia celebrada en Sydney, trece años después de la Carta de Montreal (2002), su voluntad de proseguir con sus acciones a favor del desarrollo sostenible y armonioso en la implementación de los proyectos portuarios para asegurar la coherencia de los mismos. La adhesión de las poblaciones y puertos a los desafíos de desarrollo sostenible es indispensable en todos los proyectos conducidos por la comunidad ciudad-puerto. Esto supone acciones previas de sensibilización de los ciudadanos, la puesta en práctica de procedimientos permanentes de información y de evaluación de todo proyecto portuario y sus objetivos. Y así construir entre todos un porvenir fundado en valores comunes: apertura hacia las demás personas, respeto a la dignidad humana, solidaridad, transparencia y democracia. Muchos puertos españoles se han adheridos ya a la Carta de Sydney y Montreal, cuándo lo hará el de Algeciras.

María José Jiménez Izquierdo

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube