Opinión: Más se perdió en Cuba, por Rafael Fenoy

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Quienes viven en la zona de Getares y tengan que utilizar el coche para desplazarse por la carretera de los Yanquis, (que tiene bastante que ver con Cuba), se la encuentra cortada en el sentido a la carretera N 340, hacia el cruce de Los pastores, que conecta tanto con la carretera hacia Tarifa como hacia la ronda intermedia de circunvalación de Algeciras, en dirección a los Barrios A381 y hacia Málaga.

El corte del sentido parece se justifica por la construcción de un carril bici que ya aparece esbozado en la margen derecha en el interior de la única acera que esa vía de circulación cuenta. Todo el tráfico, de miles de vehículos que desde el Faro, Getares, La aldea y San García que, hasta ahora, fluía por ella para salir de estos populosos núcleos de población algecireños, se ve imposibilitado de usarla y lo más llamativo es que después de tres semanas clausurada en parte aún no han dado comienzo las obras.

Existen señalizaciones, amagos, bosquejos de actuación… Puede entenderse esta realidad como un clarificador ejemplo de cómo es posible perjudicar ahora mucho a muchos por mejorar en un futuro a unos pocos. Y es así, a pesar de que es loable el construir un carril bici, en ese punto de acceso desde una nacional y una autovía. Que debería contar Algeciras, así como otros municipios, de vías específicas para el uso seguro de la bicicleta, nadie podría conjeturar en contrario.

Lo que ya no parece tan indiscutible es que este tipo de obras se haga cortando totalmente una vía que soporta tal densidad de tráfico. Porque además de provocar la correspondiente vuelta para poder salir de este núcleo de población con el coche, esto hace inevitable la saturación de las dos salidas disponibles en servicio. Una de ellas justo da a la rotonda de la autovía de circunvalación frente al saladillo y la otra es la tradicional y conocida salida del “varadero”.

Además de sostener la afluencia de vehículos propios, se añade el volumen muy importante de personas que llevan a sus hijas e hijos a los centros educativos de la zona, en las denominadas horas punta. Recordemos que se encuentran en ella un instituto de los más grandes de la ciudad, dos centros privados y tres centros de educación infantil primaria.

Además es importante preguntarse cuál es el modelo final de la red de carriles de bicicleta, ya que no parece que este carril que se hará cuando se haga, lleve a algún otro carril bici. Porque ni en la N 340, en dirección a Tarifa, ni en el tramo hacia el centro de Algeciras existen en la actualidad carriles bici. Tendría sentido esta obra si esa zona de la carretera de los Yanquis estuviera habitada, ya que la población aledaña podría utilizar este carril para conectarse con los carriles que, ya en la carretera de Getares, se han ido construyendo, pero no es el caso.

Una obra de mejora debe planificarse sopesando los pros y los contras. Es evidente que los pro para la empresa adjudicataria son todos, ya que dispone de algo más de un kilometro de media calzada totalmente balizada y cortada en los extremos con señalizaciones, desde el día 25 de mayo pasado. Han pasado más de tres semanas y no se aprecian indicios de actividad. Siendo, como es, una vía esencial para el tráfico de la zona, debería faltar tiempo para que maquinas y personas trabajadoras se afanaran en acabar en una semana o menos. Porque al estar toda cortada podrían funcionar hasta 4 equipos simultáneamente.

En una entrevista realizada el mes pasado, la concejala responsable de Medio Ambiente en funciones en el Ayuntamiento de Algeciras, Ana Rodríguez, explicaba que “se ha elegido esta fecha por considerarse la menos perjudicial para los ciudadanos, ya que quedan pocos días de colegio, aún no es temporada alta para las playas y no hay riesgo de lluvias” Posiblemente preveía algún que otro retraso ya que pedía “paciencia a los ciudadanos”. Los colegios terminan esta semana, aprietan las calores y todas las personas de Algeciras saben que la temporada de playas se inicia con el final de la Feria, que es dentro de dos semanas.

Con un poco de suerte puede que termine el verano y se pueda inaugurar el carril bici, pero el verano que les queda a quienes deban vivir el verano “getariano” es de hazañas bélicas. No en vano se ha optado por utilizar la carretera de los Yanquis, realizada en 1892 al objeto de artillar la costa y poder realizar movimientos de tropas para defenderse de un probable ataque norteamericano cuando la guerra de Cuba. A propósito siempre habrá quien glose aquello de ¡”más se perdió en Cuba”!

Fdo Rafael Fenoy Rico

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.