Presentadas tres piezas de la etapa tardoantigua que han sido restauradas

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

La teniente de alcalde delegada de Cultura, Pilar Pintor, ha presentado esta mañana tres pieza de la etapa tardoantigua que han sido restauradas en el laboratorio de restauración del Museo Municipal y que se incorporarán a la exposición permanente para mostrarlas al público.

20180913_piezas 21

Se trata de un ánfora de grandes dimensiones de las utilizadas como envases para productos alimenticios como cereales, aceite o vino, procedente de Túnez desde se importaban este tipo de productos para abastecer a la población. Las otras dos piezas son una sphateia, ánfora de menor tamaño destinadas a productos de alta calidad, que solían utilizar los sectores más favorecidos de la sociedad; y un plato de uso doméstico. Las piezas proceden de una excavación arqueológica realizada en 2006 en Alexander Henderson, cuyos hallazgos se dataron entre la segunda mitad del siglo VI y finales del VII.

Los trabajos han sido realizados por la restauradora Celia Torres, y han sido fruto de un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento y la Universidad Pablo Olavides de Sevilla.

La delegada ha manifestado que con esta presentación se culmina un proceso, que forma parte del trabajo cotidiano que se realiza en el Museo y que no siempre es conocido. Así, según explicó, las actuaciones no concluyen con la excavación arqueológica, sino que de ahí surge un material importante que va completando los conocimientos sobre las diferentes etapas históricas, y que es investigado y restaurado para formar parte de las colecciones del Museo Municipal y después mostrar al público.

En este contexto, Pintor ha destacado que la presentación de esta pieza es también la demostración de que los museos son organismos vivos y que la filosofía de este equipo de gobierno es la de continuar enriqueciendo los fondos del museo con nuevas aportaciones y también ir mostrándolas paulatinamente en una política de rotación de las diferentes piezas.

Finalmente, la delegada ha agradecido el gran trabajo realizado por la restauradora, que también ha llevado a cabo otros trabajos como la limpieza de las bañeras que se exhiben en el claustro del museo y que proceden de la conocida como Villa Vieja.

La directora del Museo, Rosabel O`Nelly, ratificó las palabras de la delegada e indicó que las piezas restauradas van a pasar a formar parte de la sala Iulia Traducta junto con otras piezas que ya se exponen y que ilustrarán un periodo de la historia bastante desconocido.

Por su parte, Celia Torres se refirió a las dificultades que había entrañado todo el proceso, debido a que las piezas se encontraban muy fragmentadas y con elementos adheridos. Así, según explicó, ha habido que limpiarlas, consolidar la superficie y proceder a la reconstrucción volumétrica de los elementos que faltaban s “a bajo nivel y bajo tono”, siguiendo los criterios de diferenciación y reversibilidad.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.