Verdemar denuncia nuevos vertidos de aguas fecales en la Playa de Poniente de La Linea

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail


Verdemar señala que aprovechando las lluvias caídas durante el fin de semana  la empresa encargada de la gestión de esas aguas a utilizado el agua de lluvia para internar maquillar el grave vertido de aguas residuales a la Bahía.
Las aguas negras, también llamadas residuales o servidas son aquellas que transportan materia fecal y orina, además de gran cantidad de químicos utilizados para la limpieza del hogar, etcétera.
Las aguas negras, así como las aguas residuales procedentes del conocido punto de vertido en la Playa de Poniente  son una importante fuente de contaminación para los cursos de agua en una zona tan castigada como la que se reseña. Verdemar recuerda que en el planeta se emplean diferentes formas de deshacerse de estas aguas. Los caños colectores son la forma más utilizada en las ciudades, mientras que en zonas rurales también se utilizan los pozos negros.
El agua de los colectores muchas veces va a parar al agua de los ríos y con mucha frecuencia al mar. En algunos sitios, el agua pasa por plantas purificadoras, que las deja aptas para otros usos, como el riego. Sin embargo incluso empleando esta tecnología no llega a poder neutralizarse su contenido en sustancias nocivas, sobre todo cuando se trata de productos químicos.
El agua procedente de las excretas humanas es rica en materia orgánica degradable, que puede saturar los cursos de agua, disminuyendo la cantidad de oxígeno y poniendo en peligro a muchas especies. Además transportan los llamados colibacilos, (bacilos coli), que están presentes en los excrementos humanos y animales, y son los mayores responsables de las gastro-enteritis. Estas aguas también pueden estar contaminadas con bacterias transmisoras de otras enfermedades como la hepatitis y el tifus.
A estos hay que sumarles los vertidos industriales y la contaminación química que se realiza en los hogares mediante el uso de detergentes y otros productos, también dañan a los ecosistemas que las reciben. En el caso de los pozos negros, las aguas negras o residuales pueden contaminar directamente los acuíferos, convirtiéndolos en fuentes de infección o de intoxicación por diversa sustancias.
Se trata del mayor problema que están sufriendo los cursos de agua en todo el planeta. Verdemar quiere recalcar la mala intención por parte de la empresa en “deshacerse” de las aguas “sucias” y apostilla que hacen cómplice tanto al Ayuntamiento de la ciudad como a la Junta de Andalucia por seguir permitiendo que episodios como estos no desaparezcan

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.