Opinión: La mochila, siempre vacía… de odio, por Ángel Corbalán

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Erase una vez un joven que haciendo la mili, pasó de una bandera a otra, siendo funcionario, comenzó una guerra, y disparaba por una bandera, entre tiro y tiro, sobrevivió y alguien , quienes mandaban, dijeron que la bandera buena era la primera que él conoció y le mandaron disparar.

images1

Es la historia de un joven que luchó a favor de su país, su bandera, durante 3 años y medio…. sobrevivió a la guerra, trabajó duro, tuvo que emigrar como gallego que era, no por ideales, no hay ideales (guays) si hay que ganar dignamente la comida para una familia.

Esa es la historia de muchos españoles que eran mozos en el 1932. Es la historia de muchos padres que ya no están entre nosotros.

Los mismos que en 1978, se alegraron que otros hicieran una paz, que él ya la había hecho. Pues, para él, que la hizo, la guerra finalizó en el 1939. Y la Democracia llegó en 1978.

Decían en un programa de la radio “Gente Viajera”, lo dirige la gallega, Esther Eiros, aprovechando la fiesta de los premios que se dan en Barcelona, por la asociación de empresarios gallegos en Cataluña, que… ” El gallego, tiene una ventaja, que al tener que emigrar, o hacer caminos o trabajar en otras tierras, lleva la mochila vacía… si, vacía de odio. Y sólo la llena de buenos recuerdos, de su tierra gallega y de su país España.”

Si no nos empeñáramos en odiar, tal vez, tendríamos espacio en el cerebro, en el corazón, para amar… empezando por amarnos a nosotros mismos. Es una historia real. Y a la vez, una “chaladura” de Ángel Corbalán

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.