Opinión: Stop bullying y cibercullying, por Ángel Corbalán

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Ayuda a los demás niños22

La solidaridad es una cualidad que tienen algunas personas para ayudar desinteresadamente a los demás. Está considerada como un valor que dignifica a las personas que la poseen y que hace que sean reconocidas públicamente.

En algunas imágenes en prensa digital y en otros medios en la red, hemos observado la manipulación de menores por sus mismos familiares en temas que no deberían afectar a estos niños y niñas en esas edades. Cuando están en formación y lo que escuchan y observan en sus mayores, les puede marcar un camino en la vida muy alejada a la solidaridad y el respeto al diferente.

Los niños no nacen solidarios, la solidaridad se enseña a los niños a través de muchas formas y en distintas situaciones del cotidiano. Aquí algunos consejos para enseñar a los niños a que sean solidarios:

1- La solidaridad debe ser enseñada y transmitida a los niños sobretodo a través del ejemplo. Los padres deben ejercitar la solidaridad entre ellos, con sus hijos, vecinos , amigos y otros familiares. Es el ejercicio que más fomenta la interiorización de los valores en los niños.

2- Es necesario que los padres enseñen a los niños a ponerse en el lugar del otro y eso puede empezar por ellos mismos. A partir de los 2 años de edad, los niños ya empiezan a tener más conciencia del otro, de conductas como el compartir, asistir, colaborar, ayudar, etc. Ese es un buen momento para empezar.

3- Ser solidario debe ser una regla como las demás normas de educación.

4- Es muy importante la comunicación entre padres e hijos. La comunicación fomenta la confianza de los niños a las enseñanzas y a la transmisión de valores de sus padres.

5- Es recomendable que los padres hablen a sus hijos de lo que está bien y mal, como también de lo que al otro le gustaría y qué podría hacer ellos para colaborar, para ayudar o cooperar.

6- Una educación permisiva o autoritaria no es un canal ideal para la transmisión de valores. Para promover valores pro-sociales como la solidaridad, es necesario que el niño reciba una educación más democrática en un entorno afectivo y comunicativo positivos, que el niño tenga libertad para expresarse.

7- Comentar con los hijos algunas situaciones o acontecimientos que refuerzan la labor solidaria de alguna persona y lo que ella ha conseguido. Así, estarán promoviendo este valor tan importante.

8- En la escuela, se debe trabajar la empatía en los niños, es decir, el despertar de la preocupación por los demás. Que ayuden a los pequeños a llevar la mochila, que compartan material escolar a los que se haya olvidado y que se preocupen por algún compañero que esté enfermo…

9- La solidaridad es altruismo que se aprende y se afianza con la práctica y el ejercicio.

10- Se fomenta la solidaridad combatiendo gestos, actitudes y conductas egoístas, cómodas, intolerantes… en los niños.

No olvidemos nunca que, esta cualidad nos puede ayudar a construir un mundo mejor para las nuevas generaciones. Los desastres naturales son el ejemplo más claro de solidaridad que existe, cuando suceden siempre se encuentra una mano amiga que quiere ayudar. Al mismo tiempo encontramos la solidaridad en nuestros amigos cuando tenemos un problema y éstos deciden darnos una mano y apoyarnos.

Los padres, madres, abuelos, abuelas, tutores, profesores y profesoras… somos responsables de mejorar nuestras actitudes ante los menores y de esta manera, enseñarles desde el ejemplo y los consejos, a potenciar este valor que garantizará un futuro de personas solidarias y por ende, un mundo un poco mejor.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

2 comments

  1. La solidaridad es fundamental en el niño que se hará adolescente, adulto y una persona activa en la sociedad. El Acoso escolar, se previene desde los hogares.

  2. M.JOSÉ dice:

    Es verdad que la solidaridad debe empezar en la casa pues desde pequeños deben
    Concienciados de lo que es ayudar al prójimo,y ser una persona de bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.