Propuesta de manifiesto en defensa de inversiones para Algeciras- Bobadilla-Madrid

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

TRIANO EN INTERVENCIÓN1

El Campo de Gibraltar padeció el estallido de la crisis en unas condiciones de vulnerabilidad en cuanto a desempleo, exclusión social y déficit de infraestructuras más agudas que otros territorios. No en vano estas carencias seculares conocidas sobradamente por los agentes económicos y sociales e insuficientemente valoradas por los poderes públicos, han sido objeto de preocupación durante años, por sus consecuencias y por la manera en la que han modelado nuestro tejido económico: frágil de escasa fijación de riqueza al territorio y con fuertes costes medioambientales.
La paradoja campogibraltareña permite que convivan acusadas contradicciones en municipios limítrofes. Disponemos del primer polígono industrial de Andalucía, del primer Puerto del Estado y de ventajas indiscutibles derivadas de nuestra posición geográfica y transfronteriza. Al mismo tiempo, esas fortalezas han sido escasamente potenciadas, lo que conlleva los devastadores índices sociales y la alta tasa de paro y precariedad que coloca a algunas de las poblaciones campogibraltareñas entre las más empobrecidas de todo el país.
Tras conocerse el proyecto de presupuestos generales del Estado actualmente en tramitación, hemos sabido que en materia de inversiones en infraestructuras públicas, nuestra comarca resulta objetivamente perjudicada. Sin ser una novedad, consideramos que la coyuntura actual hace que tal desidia inversora revista especial gravedad. Haciendo de todo punto rechazables unos presupuestos que persisten en el error de postergar obras imprescindibles para superar la delicada situación que atravesamos, y que vendrían a generar empleo y a fijar al territorio una parte importante de la riqueza que genera o que pasa por él.
A este respecto resulta sorprendente que la conexión ferroviaria esté sin electrificar aunque sea imprescindible para consolidar dos de los ejes de transporte básico de Europa que vertebran toda la cadena logística del continente. Esta obra cuesta aproximadamente 1300 millones de euros, y el gobierno de nuestro país se comprometió a tenerla ejecutada en 2020. Desde hace cinco años la ejecución está paralizada, consignada testimonialmente y sin cronograma que otorgue certidumbre a su finalización.
Los 20 millones consignados en el proyecto actual consolidan la tendencia de abandono público de esta obra de Estado en el peor momento. Más allá de tratamientos fiscales preferentes o planes puntuales de empleo, el Campo de Gibraltar necesita de manera imperiosa la diversificación productiva que trae aparejada la puesta en carga de la sección que comparten los Corredores Atlántico y Mediterráneo desde Algeciras hasta Madrid: un Puerto que ha movido cien millones de toneladas de mercancías el pasado año no puede ser sólo un puerto de trasbordo, al que llegan buques y del que se marchan sin generar impacto alguno fuera del recinto portuario.
El futuro de nuestra comarca, la creación de empleo estable y de calidad, y la viabilidad de las empresas de la zona requieren una rectificación inmediata de las pretensiones gubernamentales con relación a esta obra estratégica. Por ello no consideramos aceptable unas cuentas públicas que no consignen al menos 250 millones de euros, así como un cronograma que precise para los sucesivos ejercicios presupuestarios la inversión plurianual destinada a la ejecución de las obras de mejora de la conexión férrea Algeciras-Bobadilla-Madrid, hasta alcanzar los estándares establecidos por la UE para los corredores de la red básica de la TEN-T.
Así mismo, para evitarnos situaciones frustrantes ya vividas con respecto a la fiabilidad de los compromisos económicos contraídos, una vez aprobados los presupuestos es preciso que se articule un mecanismo de evaluación y seguimiento constante de la ejecución de las obras y del cumplimiento de los plazos establecidos.
En definitiva, hace falta más inversión, calendario cierto de su aplicación y criterios ajustados a los requerimientos de la Unión Europea, al potencial del Puerto y del polígono industrial y a la necesaria equidad que debe primar la distribución de fondos públicos en todo el territorio. Todo ello sin demora, desde el absoluto convencimiento de que estamos exigiendo recursos para la obra pública de mayor tasa de retorno de todo el Estado, para comunicar adecuadamente el puerto más productivo de todo el país y para resarcir a la comarca más perjudicada y con mayor desempleo de toda la zona euro.
Por todo ello, los firmantes del presente manifiesto hacemos un llamamiento al conjunto de la ciudadanía campogibraltareña para protagonizar una manifestación comarcal unitaria en la que expresar nuestro sentir en este terreno.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.