¿Coche nuevo o de segunda mano?

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

re3

El mercado de vehículos nuevos y el de ocasión tiene sus ventajas e inconvenientes. Conocer las principales puede ayudar a tomar una decisión.

Cuando llega el momento de cambiar de coche, o de comprar el primero si acabamos de sacarnos el carnet de conducir, una de las primeras cuestiones es si hacernos con un vehículo nuevo o recurrir al mercado de segunda mano. Lo cierto es que las dos opciones tienen sus puntos a favor y en contra, por lo que antes de tomar la decisión es conveniente echar un vistazo a todo y después elegir la opción que más nos interesa.

Comprar un coche nuevo

Comprar un coche nuevo tiene como principal ventaja la vida útil de este, como es evidente. Con un coche recién salido de fábrica podrás hacer más kilómetros sin que las piezas se resientan. Además, la garantía de nuevo es la más amplia, de modo que si surge algún problema podrás solucionarlo sin que te cueste dinero.

Si visitas un concesionario Seat Jerez, por ejemplo, también verás que tienes otra ventaja. Siendo de la misma marca, podrás encontrar distintos modelos y versiones, pudiendo adaptar la compra a tu presupuesto, gustos o necesidades.
Por contra, el precio de un coche nuevo siempre es más alto que el de uno de segunda mano. Además, hay gastos derivados, como el impuesto de matriculación, que tendrás que añadir al precio inicial en la mayoría de los casos. Aunque puede que en el concesionario te den el precio total, con impuestos incluidos.

La opción de segunda mano

Muchos prefieren comprar vehículos de segunda mano por varias razones. La primera es que los precios son bastante más bajos que los de modelos nuevos, lo cual es una ventaja para el bolsillo. También son más baratas las piezas de repuesto, sobre todo si se miran en desguaces, ya que al ser modelos que llevan tiempo en la carretera, siempre hay algún coche del que se puedan obtener. En el caso de los modelos nuevos, sobre todo los que acaban de salir, esto es muy complicado, por no decir imposible.

Los coches de segunda mano se pueden comprar en establecimientos especializados, así como a particulares. En este último caso, incluso se puede regatear, consiguiendo un precio mejor si se sabe hacer bien.

Algo que a mucha gente le gusta de la segunda mano es que los modelos se han podido comprobar durante años, demostrando que el paso del tiempo no es un problema. Algunas furgonetas segunda mano Iveco siguen funcionando como el primer día, incluso modelos que hace tiempo que no se fabrican. Este es otro de los motivos por los que algunos buscan coches usados, ya que es la única forma de hacerse con el modelo que están buscando.

Como inconvenientes, los vehículos de segunda mano tienen más probabilidades de sufrir alguna avería, ya que las piezas tienen un cierto desgaste. Además, la garantía no es tan amplia como en coches nuevos, de modo que en unos meses si tienes algún problema tendrás que encargarte tú de solucionarlo. Lo que puede convertir una aparente buena inversión en una costosa carga.

Una opción a medio camino: kilómetro 0

Si no puedes gastar lo que cuesta un vehículo nuevo, pero tampoco te atrae la idea de comprar uno de segunda mano, hay una opción más o menos a medio camino que puede que te interese. Los vehículos de kilómetro 0 son más baratos que los nuevos, porque están matriculados, y no tienen el desgaste de los coches usados, porque no han salido prácticamente del concesionario. Es una forma de ahorrar y tener garantías de que el vehículo durará bastante tiempo. Por eso, hay profesionales que compran camiones KM 0 en lugar de invertir en uno nuevo. Y lo mismo sucede con quienes buscan un coche para uso personal.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.