El Algeciras CF vence y se jugará la clasificación para la promoción en Castilleja

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

1377010_600511973343236_991638633_n

res

clas

El Algeciras CF gana y está a un punto de la clasificación matemática. Sufrimiento en clave rojiblanca en un partido muy abierto. Romero evitó problemas, una vez más.

vlcsnap-2017-05-07-21h09m00s341

El último paso a la promoción de ascenso pasa por Castilleja de la Cuesta. Un empate valdrá el domingo en la matinal, pero para lograrlo, ya se ha visto, habrá que sudar tinta. Ante el Espeleño el ADN del Algeciras apareció en todo su esplendor. Cierto es que los de casa pudieron marcar el segundo, pero casi en la misma proporción pudo encajar el empate. Romero, como tantas otras veces, salió al rescate. De cara a los últimos 90 minutos, y con la carambola del segundo puesto descartada por la victoria del Arcos, todo está en las piernas y la cabeza de los que visten la elástica que tantas ilusiones y pasiones despierta.

El partido mostró que la necesidad es virtud pero también coarta el atrevimiento. El Espeleño confirmó su buena temporada e hizo padecer a la parroquia hasta el último suspiro. En estos momentos, como casi siempre, lo que cuenta es ganar. Queda un paso, habrá que sufrirlo hasta la agonía. Nada nuevo en la centenaria historia del club.

Saltó el equipo de Guti al terreno de juego y durante los 10 primeros minutos pareció seguir en el deleite del Barbadillo. El mismo once inicial, Hedrera de pivote, Mané poniendo clase, Ganet llegando y el acosó que se tradujo en un par de acercamientos y un cabezazo, tras un córner puesto por Mané, de José Mari que se estrelló en el travesaño. Camps también obligó a Molero a intervenir en este tramo inicial. El gol parecía cuestión de tiempo, mientras el Espeleño, equipo de buenas maneras, aún intentaba asentarse en el majestuoso escenario en el que comparecía.

Sin embargo, ya es de sobra conocido, el Algeciras se desconectó. Una arriesgada jugada de Gallardo, en su área, fue el inicio de unos momentos de dudas. Agus en el 23 remató en el interior del área pero su disparo acabó en el cuerpo del Gato, bien colocado. De nuevo el alma del vestuario apareció en el 25 cuando Diego le encaró en solitario, Berlanga se jugó la roja pero no le quedaba otra y no alcanzó al cordobés, pero no supo doblegarle.

Pablo Ganet, centrocampista del Algeciras CF

En esas estaba el choque, con la grada inquietándose aunque ayudando en lo que podía, cuando Mané puso la pausa. Tocó para Ganet y el guineano rompió líneas, abrió a Reyes que se internó por la izquierda y su remate, tras despejar el meta, fue a la cabeza de Camps que lo depositó, con la testa, en la red. En el peor momento llegó el premio. Se rearmó el cuadro de casa y casi Ganet, otra vez él, marca el segundo tras una espléndida jugada entre él, Mané y Maíquez, fue lo último antes del refrigerio. La anécdota

Romero salvador

De la caseta volvió un Espeleño aún más atrevido y un Algeciras con dudas. De nuevo cuando hay algo que conservar parece que se atenaza. Romero salvó, en dos ocasiones. La primera en un chut lejano de Cristian y sobre todo en la segunda. Un mano a mano, a lo argentino, que evitó el tanto de Guti.

Al rescate acudió a Ganet que parece un punto por encima, en lo físico y en la confianza, tanto de sus compañeros como de los rivales. Una jugada iniciada por él casi la culmina con una espectacular volea tras un centro de Reyes. El partido se abría y los espacios, por el calor, el cansancio y la tensión, aparecían. Romero, de nuevo coreado, volvió a aparecer en el 65 para desesperar a Agus. La réplica la puso Tano pero Molero también quería su cutoa de protagonismo. El de Dos Hermanas, mejor en el segundo acto, combinó con el pistolero y este casi marca el segundo. El duelo ya era de pim-pam-pum y el gol podía caer en cualquier lado. Para entonces, los de casa ya habían cambiado a Gallardo, tocado durante la semana, metiendo a Josemi en el pivote y pasando José Mari al lateral izquierdo y Hedrera al eje de la zaga.

Un lanzamiento de falta de Mane

El tramo final se antojaba lleno de tensión y además el Arcos, en ese instante, ganaba ya en la ciudad deportiva del Betis. Bastante tenían los rojiblancos con aguantar las embestidas de los del Valle del Guadiato que no cejaron en su empeño, aún a riesgo de encajar el segundo. El tiempo fue pasando, con algo de angustia por lo corto del marcador, pero al final la victoria, al fin y al cabo lo que cuenta, se quedó en casa.

Ficha técnica

Algeciras: Romero; Máiquez, Berlanga, José Mari, Gallardo (Josemi, 60’); Cristian Reyes (Pato, 79’), Ganet, Hedrera, Mané (Mauri, 73’); Tano y David Camps

Atlético Espeleño: Molero; Osuna, Germán, Wellington (Chechu, 75’), Siles; Agus, Cristian (Ángel, 75’), Guti, Ito; Hugo y Diego (Montero, 61’)

Goles: 1-0 Min.28 David Camps

Árbitro: Guillermo Parada Mazuela. (Málaga). Amonestó al local Ganet (91’) y a los visitantes Hugo (19’) y Wellington (40’)

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 37 de liga en el Grupo X de Tercera División. Estadio Nuevo Mirador. Terreno de juego en buenas condiciones y unos 2.500 espectadores en las gradas en el día del aficionado. Antes del inicio del juego el grupo Soy Algecirista hizo entrega a Pablo Ganet del trofeo que le acredita como el jugador más regular de la temporada. También se guardó un minuto de silencio en memoria del ex futbolista del Algeciras, Francisco Mata de la Rubia.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.