Colectivos ambientales y sociales critican al Delegado de urbanismo Diego de la Torre

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

unnamed (1)2

Agaden, el Colectivo Cigüeña Negra y Fapacsa indignados ante las declaraciones en medios de comunicación relacionados a sus alegaciones, rechazadas, por entender que atañen a fases posteriores del proyecto: la elaboración del Plan de sectorización y del Plan Parcial del Cortijo San Bernabé. Consideran que es de muy mal gusto e indigna, que los alegantes sean informados por los medios de comunicación en lugar de recibir como corresponde por escrito dicho rechazo con razonamiento apropiado, que todavía desconocen.

No seremos expertos en urbanismo, pero a sabiendas de como este Ayuntamiento está realizando las gestiones urbanísticas/medioambientales nos están poniendo en la posición de alegar cada publicación que encontramos, visto que éste lugar está siendo una vuelta a la especulación urbanística insostenible como en la época de la “burbuja inmobiliaria”.

Entienden, que el Ayuntamiento con éste Convenio, decide en nombre de todos los ciudadanos a los cuales representa, otorgar una revalorización a los terrenos del promotor sin aplicar el principio de seguridad jurídica y que igualmente la administración demuestra a su entender una pésima gestión, pretendiendo vendernos el beneficio de la construcción de “viviendas de protección oficial” como aliciente a dichas urbanizaciones insostenibles de iniciativa privada.

Críticas al PGOU de Algeciras no es nuestra exclusividad, aclaran, sino el propio colegio de arquitectos de Cádiz ya lo formuló hace años y, en este sector específico no hay una cosa que hayan hecho bien la administración local como regional, no importando su color político.

Todo comienza con la urbanización de “Huerta de las Pilas” sin Evaluación de impacto ambiental por colindar a un Parque natural, sigue con la cantera de San Bernabé con una Evaluación ficticia para la extracción de áridos dañando la salud de los vecinos.

Se pretende más tarde que la cantera convertida en acuífero se convierta en un “vertedero”, se permite que el dueño de los terrenos venda su agua al mejor postor sin tener en cuenta que es el agua es un bien común, se permite tapar manantiales de agua, se dice que se protegerá un yacimiento arqueológico y no se hace. Una decisión alarmante tras la otra, contra el bien común, Y, recuerdan al señor concejal que debe explicarnos el porque en septiembre del 2015 el Delegado Medioambiental exige una Evaluación de Impacto ambiental al expediente de “Plan de Sectorización del Sector de Suelo Urbanizable No Sectorizado Cortijo de San Bernabé”, si este trámite según el, debe realizarse después del “Convenio”.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.