La dirección operativa de Maersk Line teme por el futuro del Puerto de Algeciras

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

puerto contenedores maersk barco 13

La dirección operativa de Maersk Line ante la noticia del mantenimiento de la convocatoria de huelga y dadas las gravísimas consecuencias sociales e industriales que esta decisión va a ocasionar en el Puerto Bahía de Algeciras, reclama de todos los agentes sociales implicados, sindicatos, Ministerio de Fomento y ANESCO, la altura de miras necesaria para potenciar un proceso de negociación, desconvocando durante todo el proceso de negociaciones cualquier medida de presión, alcanzando acuerdos que permitan dotarnos a todos de un marco laboral en el que la estabilidad en el empleo, el mantenimientos de las condiciones salariales y la mejora de la competitividad y organización de nuestras terminales nos garanticen seguir siendo el puerto líder en el trasbordo de contenedores.

Maersk Line cree necesario seguir insistiendo en que el Puerto Bahía de Algeciras es sumamente débil al ser un puerto de transbordo. A diferencia de otros puertos en los que su actividad tiene garantizado el fututo aun después del actual conflicto al ser de importación y exportación, en el caso del Puerto de Algeciras, una vez que un tráfico se marche huyendo del conflicto y de la inestabilidad, esa carga no regresará a nuestros muelles dejando, lamentablemente, un exceso de capacidad laboral que puede llegar a ser imposible de gestionar.

La apuesta de Maersk Line es seguir garantizando el empleo al sector y también sus condiciones salariales, ya que sus previsiones son de un futuro brillante para Algeciras. Sin embargo, la desconfianza que genera la amenaza de huelga está afectando a los volúmenes del puerto, que ya ha perdido el 20% de su actividad sólo por desconfianza de los clientes.

Lamentablemente, la actual situación de conflicto está obligando a Maersk Line a tomar decisiones que en caso de no haber conflicto y sí dialogo y negociación, no serían necesarias de acometer. El desvío de varios de los portacontenedores más grandes del mundo, los Triple-E, o la transferencia permanente de tres servicios a otros puertos puede suponer una merma de entre 500.000 y 700.000 movimientos, de los 2,5 millones previstos en Algeciras en 2017.

Es por ello que, en nuestro caso, no nos podemos permitir el lujo de mantener ni un día más las presiones en nuestro puerto, siendo absolutamente imperativo y necesario encontrar una solución válida para todos. Algeciras no puede poner en riesgo su futuro.

Necesitamos devolver a nuestros clientes la confianza ahora perdida. La pervivencia futura de nuestras terminales está íntimamente ligada a la recuperación inmediata de la credibilidad en nuestros servicios.

Maersk Line está convencida de que el puerto de Algeciras está llamado a mantener un papel muy competitivo en el tráfico internacional de contenedores, fruto de las previsiones de crecimiento de la naviera y de la aplicación de eficiencias operativas en los equipos de trabajo. Ahora está en las manos de todos decidir si queremos construir el futuro. Mañana puede ser

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.