Opinión: ¿Nos interesamos del uso en la red por parte de nuestros menores?, por Ángel Corbalán

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

unnamed1

Los padres y madres, somos los que marcamos el comportamiento correcto o erróneo de nuestros menores en redes sociales. Cuando jocosamente comentamos esos chistes subido de tono o imágenes poco mostrables que se intercambian por whatsApp y es delante de un menor… es posible que le estemos mostrando un uso incorrecto y sancionable de una herramienta digital para nuestros hijos e hijas?.

De qué nos sirve que le demos “clases magistrales” de forma verbal… si ellos aprenden viendo lo que hacen sus padres..? ¿Cuándo nos daremos cuenta que desde que nacen, nuestros hijos e hijas, somos sus maestros diarios de la asignatura de la educación y del comportamiento… a través del nuestro?
Nos quejamos de lo mal que hablan, que gritan, que no escuchan, etc… es posible que lo hayan visto en nuestro comportamiento en casa?… pues en Internet es igual.

angel3

Algunos padres (me refiero a madre y padre), usan la Internet a través de Redes Sociales y apenas se protegen o le prestan la atención que debieran, por ellos y su entorno… como son los menores. Los padres deben aprender a utilizar la misma tecnología que sus hijos, de tal manera que mantengan su autoridad y responsabilidad ante ellos.
Aquí algunos consejos.

Utilizar contraseñas robustas: letras mayúsculas y minúsculas, signos de puntuación y caracteres alfanuméricos… Y que se cambien con frecuencia.

No aceptar a extraños como amigos. Aceptar a desconocidos en las Redes Sociales puede suponer un grave peligro para los menores, que no saben si en realidad detrás de los perfiles hay chavales de su edad o adultos con algún tipo de intención perniciosa.

Cuidado con la webcam. Si un ordenador es hackeado, la cámara puede ser activada por control remoto aunque parezca que está apagada.

No enviar fotos íntimas. Enviar por Whats App fotografías de contenido erótico es uno de los mayores peligros. El menor suele considerar que sólo las verá aquella persona que ha seleccionado, pero una vez enviada se pierde el control sobre la utilización de la misma.

Cuidado con lo que se comparte. En la red todo es público, se tarda muy poco en subir una foto, pero toda una vida en intentar eliminarla de buscadores y entornos on line.

La mejor medida de protección es la educación. Los jóvenes deben conocer cómo utilizan las Nuevas Tecnologías de una forma segura, qué acciones constituyen delitos digitales y los peligros a los que se pueden enfrentar.
No utilizar redes Wi-Fi públicas. Estas redes no garantizan la seguridad suficiente para navegar con tranquilidad y, en ocasiones, pueden aparecer en el listado “cebos” para hacerse con el control de nuestro smartphone y tener acceso a toda nuestra información.
Configurar correctamente la privacidad de las cuentas en las Redes Sociales. Hay que controlar qué información se comparte con los contactos y qué datos son accesibles a todo el mundo.

Para evitar que nuestros dispositivos sean hackeados, es importante que el navegador, el sistema operativo y el antivirus estén correctamente actualizados.

Y como no… no permitan, madres o padres, que sus menores utilicen el whatsApp personal de los mayores, para comunicarse entre amigos que hacen lo mismo, generalmente, con el teléfono y el grupo de WhatsApp de las mamás…
Cuando esto se lo explico a una madre, no le da importancia, cuando es precisamente la técnica que los delincuentes utilizan para contactar con los menores, usurpar otra identidad.

Sin embargo, es cuando le pongo el ejemplo más común en ese mal uso y permitido por ciertas madres a sus hijos o hijas, cuando ya deciden no volver a permitirlo… el ejemplo es sencillo; una conversación en un chat donde hay más de 40 madres en el grupo de “mamas del cole”, los niños que escriben, lo hacen de cosas propias de niños y niñas… hasta les puede gustar un chico o chica determinada… ellos, creyendo que es privado… y la conversación está a disposición de 38 madres más… entonces, es cuando por el resultado de la misma, en la puerta el colegio, cuando hay miradas de algunos grupos de madres hacia las mamas de los niños en cuestión… cuando a través de los colores que brotan de las caras de las aludidas… aprenden del erro. Eso sí, cuando es el “depredador”, el delincuente, quien se enmascara como una madre más… los resultados pueden ser muchísimo más graves y horribles consecuencias.
Pero, no pasa nada, eso pensamos todos cuando creemos que los problemas siempre van para otros…
Mi consejo, como padre y abuelo, protejamos a nuestros hijos, más si son menores, de los peligros en Redes Sociales… eso sí, antes aprendamos nosotros… los padres y las madres.

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinrssyoutube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.